• ucepcol

“Las industrias creativas tienen un gran poder, pero también un enorme deber con la sociedad”


Ximena Tapias, Presidente de la Unión Colombiana de Empresas Publicitarias (UCEP), gremio organizador de +Cartagena, dio la bienvenida a los más de 1.300 asistentes a la versión 2018 de la Cumbre Latinoamericana. En su intervención, reiteró la inmensa responsabilidad que atañe a la industria en la transmisión de ideas, valores y creencias, y celebró las iniciativas del gobierno colombiano de adoptar políticas públicas que aseguren el desarrollo de la Economía Naranja. A continuación, sus palabras:


En una noche de insomnio en la que, inquieta, buscaba ideas para las palabras que habría de dirigir hoy, ( y eso que aún no sabía que vendría el presidente Duque) me encontré, guiada por el azar, primero en la televisión y luego verificada en internet, con una noticia que me sorprendió: el Victoria and Albert Museum de Londres presenta por primera vez una exposición sobre videojuegos como representación principal de una nueva forma de expresión : el arte digital.

Esta exhibición tiene sin duda la intención de involucrar este fenómeno cultural con el debate político y social contemporáneo en el que las industrias culturales y de contenidos tienen una trascendencia inusitada. El solo sector de los videojuegos representa una inmensa comunidad global de más de dos billones de personas y es objeto de interés de este emblemático recinto inglés, que ve en estos contenidos una expresión artesanal y de diseño interactiva, innovadora, educadora, disruptiva y de entretenimiento.

Así son estas expresiones culturales, así son las industrias creativas, así es la que cada vez más se conoce como economía naranja, término acuñado por nuestro actual Presidente y su compañero de sueños e ilusiones en estas materias, Felipe Buitrago, el cual ha sido impulsado por este evento que hoy nos reúne desde que fuera concebido hace 4 años y al cual les doy hoy, en nombre de los organizadores y promotores, una cálida acogida.

Para la UNCTAD, agencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, no hay una única definición que recoja a la economía creativa; se trataría más bien de un concepto en constante evolución que se fundamenta en la creación y el talento humanos y en su relación con las ideas, la propiedad intelectual, el conocimiento y la tecnología. Nótese entonces que es un concepto contemporáneo y que está asociado a una plataforma y a un ecosistema digital.

Interactuantes e interactivas; innovadoras y transformadoras; formadoras y educadoras y, sin duda, disruptivas y generadoras de entretenimiento y cultura son las industrias creativas que generan nuevas formas de producción y de consumo dando origen a la economía creativa.

La Interactividad es sin duda esencial a estas actividades pues en un sentido amplio, y aún antes del concepto aplicado a las TIC, éstas suponen siempre una interacción, un diálogo, una comunicación en doble sentido que constituye un círculo colaborativo y virtuoso de creación y de co-creación generando intercambios que enriquecen e igualan, anulando sin duda los vínculos de poder. La relación entre sujetos, entre sujetos y máquinas, entre emisor y receptor, entre el autor y su obra, entre la obra y el público, entre el autor y el público a través de la obra, sea ésta un contenido, un bien, un producto o un servicio es así dinámica e inagotable.

La innovación por su parte es la constante búsqueda que, basada en la curiosidad y en el conocimiento, ayuda a encontrar soluciones capaces de mejorar la calidad de vida y el bienestar generando renovación perceptible y transformaciones y avances que impactan de manera positiva la realidad. Anclarnos a lo que nos genera seguridad, instalarnos en la zona de confort y apegarnos a lo conocido resulta contrario a lo novedoso, condición esencial de la innovación, que es aquello que sacude el intelecto y reta la imaginación y de lo disruptivo, otra de esas características que hacen que de manera permanente estas expresiones generen cambios en los modelos y nuevas propuestas de valor.

¿Podría alguien, a estas alturas, dudar del carácter formador y educador de la creación humana en cualquiera de sus manifestaciones? Los orientales, las corrientes de la espiritualidad, señalan siempre que una de las respuestas a la búsqueda del bienestar humano es contemplar, además de la de la Divinidad, la creación humana: la obra del hombre expresada, por solo mencionar algunos casos, en el arte plástico, la música, las artes escénicas y en los contenidos que circulan como es el caso de la publicidad, tiene el poder de transmitir mensajes y de generar comportamientos sociales ; de ahí la responsabilidad que nos atañe en la transmisión de nuestras ideas, plasmadas en obras que como las audiovisuales o un artículo de opinión, la moda o la cocina de autor, determinan gustos e inclinaciones, hábitos y creencias. Es ese un inmenso poder, pero también un enorme deber que nos obliga a nunca perder la conciencia de lo ético y de los valores que queremos defender y propiciar como individuos y como sociedad.

Nos convoca hoy entonces un tema que tiene no solamente una trascendental fuerza sino el potencial de contribuir a generar mejores y más prósperas realidades; así lo conciben organismos internacionales como el BID que ven en esta región un potencial de transformación de América Latina y el Caribe en la medida en que se asegure el futuro de la economía creativa y cultural mediante políticas públicas que la incentiven.

En este panorama y con la determinación que ello requiere, visiones concertadas entre lo público y lo privado pueden asegurar un futuro promisorio para los países que en esta vía se encaminen. De ahí la importancia, Señor Presidente, de su total compromiso y de su presencia entre nosotros: en esta reunión de un sector fundamental de la que usted denominó “Economía Naranja” ayudando así a facilitar la comprensión del tema y generando apropiación y pertenencia, no podría faltar usted pues ha sido profeta y apóstol, hacedor y protagonista. Ojalá Señor Presidente que su ejemplo ilumine el camino de otros líderes de la región.

Desde nuestra perspectiva, la del sector productivo, contamos con el poder de nuestras ideas y con la conciencia de la responsabilidad que como generadores de contenidos nos atañe; entendemos que generamos sentimientos y emociones, hábitos y tendencias, y que contribuimos a moldear y transformar realidades. Tenemos instrumentos que como el Código de Publicidad y de Comunicaciones de Mercadeo de la ICC fijan estándares éticos para las empresas. Pero nos preocupa señor Presidente que mientras por una parte estas industrias son vistas como factor de desarrollo económico y son por lo tanto impulsadas e incentivadas, por otra hay un afán de intervención y de control por parte de algunos gobiernos que recurren a un poder sancionador creciente para tratar de controlar a un mundo lleno de ruido cercenando en ocasiones la creatividad y los derechos asociados, entre otros, con la propiedad intelectual. El viejo principio de que todo estaba permitido a menos que existiera prohibición expresa parece haber sido sustituido de manera que todo parece prohibido a menos que esté expresamente permitido.

A una región que cuenta con el recurso natural renovable, que es el talento; con un sector productivo organizado que, en nuestro caso, cuenta con un plan estratégico con objetivos realizables y medibles se suma en nuestro caso, su decisión de adoptar políticas públicas que aseguren el desarrollo económico y el bienestar social y den impulso a esta actividad que nos perfila un futuro más promisorio en medio de un mundo convulsionado y amenazado por múltiples variables. Confiamos en que avanzaremos de manera coherente como Estado para lograr el objetivo común que nos hemos propuesto contando con una legislación contemporánea, que asegure la neutralidad tecnológica, que favorezca el talento y la creatividad responsables y que contribuya a la legalidad, el emprendimiento y la equidad.

+CTG tiene la vocación, en el ámbito de la economía creativa, de ser la plataforma que en América Latina y desde nuestra identidad cultural, propicia el encuentro de profesionales y de empresas; acerca el conocimiento y el intercambio de ideas con más de 80 contenidos en formatos diversos; facilita el relacionamiento social y productivo; reconoce y promueve el talento y genera experiencias inspiradoras y únicas que empiezan con solo contemplar el perfil de nuestra historia en la luz del horizonte en esta ciudad mágica que hoy nos acoge.

Cada uno de ustedes, sea del sector público o del privado, de una u otra forma, con su presencia, su apoyo, sus intervenciones, sus sueños, sus creaciones, su talento, y, en todo caso con su generosidad, contribuye a crear no solo este encuentro que es de todos y para todos sino una mejor realidad; así se hace posible un futuro inclusivo y equitativo y una humanidad más consciente. Abramos entonces nuestra mente y nuestras emociones para vivir esta experiencia y encontremos la inspiración.

Bienvenidos y muchas gracias.