top of page
businessman-checking-documents-at-table.jpg
¿Qué es la autorregulación?
20944157.jpg

Sabemos de la reticencia para implementar medidas de autorregulación y en la Alianza estamos preparados para tumbar los imaginarios y la resistencia.

 Imaginarios      vs      Realidades 

La autorregulación es, en realidad, autocensura.

NO, es un sello que le permite a las audiencias asumir que ese contenido cumplió unos estándares y que por lo tanto no es falsa.

Los autores de contenido no regulado no

tienen que cumplir ningún estándar o norma.

Los creadores de contenido NO están blindados frente a los procesos de responsabilidad civil e incluso penales. El código, en principio, le permitiría al juez partir de la buena fe del demandado.

Quieren que estemos regulados, y

además apliquemos la autorregulación.

La autorregulación es un grito de independencia del ecosistema y hace más eficiente el sistema regulador.

La autorregulación dificulta el rating,

las métricas y no da dinero.

La autorregulación no afecta las métricas, por el contrario, la transparencia aporta al aumento de la valoración de la audiencia por el contenido, que termina traduciéndose en mejor reputación y, posiblemente, en mejores ingresos.

La autorregulación es costosa y

no tiene retribución económica

La autorregulación no es costosa, el ecosistema está compuesto por comunicadores sociales graduados capaces de cumplir sin ningún esfuerzo los estándares profesionales. En cambio retribuye confiabilidad y fidelidad de la audiencia, que finalmente se puede monetizar.

Yo me autorregulo y los demás no, entonces
es 
mejor no hacer nada.

Puede que en el corto plazo no sea evidente, pero en el mediano y largo plazo, en medio de la crisis de credibilidad y los juicios de responsabilidad a los medios, las medidas de autorregulación y transparencia marcarán la diferencia.

Yo prefiero que el Estado me diga y no
ponerme camisas de fuerza, porque
mi competencia me coge ventaja

La supuesta ventaja que pueda tomar la competencia, rompiendo normas éticas o profesionales, es temporal y termina por jugarle en contra y es comparable a la falsificación de un título para posesionarse en un trabajo para el que no se está preparado.

Yo ya me autorregulo, no necesito nada
porque haremos reuniones de contenido

La audiencia que reclama transparencia, no conoce los estándares éticos y/o profesionales de esas discusiones. La autorregulación implica destapar las cartas hacia los públicos para que valoren la credibilidad del contenido.

Yo ya me autorregulo, no necesito nada
porque haremos reuniones de contenido

Por un lado, las circunstancias de producción y emisión de contenidos evoluciona constantemente. Por el otro, es obvio que la audiencia ni el equipo de trabajo desconocen el código archivado. La autorregulación empoderará a su audiencia para apreciar la calidad de su contenido.

La ética y la moral son un problema
de cada quien

La ética y la moral son un asunto social en la medida que determinen conductas hacia las demás personas, cuyos derechos a la información intermediamos como creadores de contenidos.

No hay autorregulación posible porque

todo cambia muy rápido.

No obstante los cambios y su velocidad, el derecho a la información de nuestra audiencia sigue intacto y procurarlo, sigue siendo un deber del productor de contenidos.

A nosotros la autorregulación no nos

sirve para nada.

La autorregulación pretende ser un sello de calidad, que indica que el contenido cumple estándares profesionales y éticos. Un sello de calidad le serviría para elevar el nivel social de audiencias y mejorar ingresos.

A nosotros nos funciona la cosa bien así
como vamos. 

Que la cosa funcione bien, no significa que no pueda mejorar. La velocidad como evoluciona el ecosistema es altísima y hay que encontrar mecanismos para beneficiar a las audiencias con mayor transparencia.

En ALDEA adoptamos como concepto de AUTORREGULACIÓN DE CONTENIDOS el compromiso ​​voluntario de los actores del ecosistema de contenidos y de las personas que lo conforman y representan, de establecer reglas de juego, propias, claras y explícitas, que aseguren el ejercicio de su actividad, de manera independiente y responsable, garantizando el cumplimiento de los fines sociales, los derechos humanos y la ética, con fundamento en la legalidad, la veracidad y la transparencia.

 

La autorregulación es un esfuerzo de los contenidos, que permite ofrecer a la audiencia una garantía de que las producciones que consume son responsables con la sociedad, la democracia y el medio ambiente.

bottom of page