Mejores prácticas para seleccionar y contratar servicios publicitarios

El origen de los servicios publicitarios como causa de las prácticas incorrectas en su contratación

Un rápido vistazo a la actividad que hoy desarrollan las agencias muestra la migración que éstas han sufrido, pues han pasado de ser agentes mercantiles a convertirse en empresas de servicios. 

 

Si bien esta migración es indiscutible, muchas de las prácticas del mercado para seleccionar agencias y contratar sus servicios se han quedado en el tiempo, arrastrando los vicios de modelos de relación que ya no se ajustan a la realidad y de esta manera, vulneran las relaciones equitativas y la protección de los derechos de los distintos actores.

Del pasado como agencias mercantiles

 

La publicidad, en su concepción genérica de conjunto de medios que se emplean para divulgar o extender la noticia de bienes, productos y servicios, tiene antecedentes de tiempos inmemoriales y diversas manifestaciones según el grado de evolución de la actividad y de la preparación del hombre en este arte, así como momentos protagónicos en la historia de los que se han ocupado los estudiosos del tema.

 

Fue el surgimiento de los medios de comunicación masiva –inicialmente los impresos- lo que determinó el inicio de la publicidad como actividad económica y empresarial.  La primera agencia de publicidad se fundó en Estados Unidos, en 1840, con el fin fundamental de comercializar los espacios en los medios, adquiriéndolos para revenderlos a mejor precio a los anunciantes. De ésta manera, sin lugar a dudas, el origen de la agencia, tal como su nombre lo indica, fue la representación de los intereses de los medios y la intermediación en su venta al anunciante.

 

Hacia 1869, se fundó la que sería posteriormente la primera agencia de publicidad de los Estados Unidos,  la N.W. Ayer and Son Inc., que modificó el concepto anterior en cuanto que encausó su acción hacia los anunciantes y empezó a adquirir en su nombre los espacios publicitarios en lugar de comprarlos para vendérselos.[1]  Adicionalmente, se inició el uso de avisos ilustrados y “slogans” publicitarios.

 

Los inicios en nuestro país

 

En Colombia, sólo hasta fines de la década de los veinte, el incremento de la actividad comercial del país (fundamentalmente las de cervezas, gaseosas y cigarrillos) motivó que los artistas, poetas, periodistas, escritores y aficionados a los que acudían los anunciantes locales a elaborar sus anuncios, iniciaran la organización profesional de la actividad.

 

Los primeros pasos se dieron con la creación de departamentos publicitarios en las grandes empresas conformadas y dirigidas por los publicistas pioneros en la actividad y, finalmente, con la fundación de la primera agencia de publicidad, que involucró en sus servicios, además de la creación publicitaria propiamente dicha que venía ejerciéndose,  la investigación del mercado y de la competencia y la optimización de la inversión en los escasos medios disponibles en el momento.[2]  A partir de entonces y ante el éxito obtenido por esta iniciativa, se registra la fundación de las agencias de publicidad de mayor historia en el país. Paradójicamente, el inicio de la actividad profesional independiente de los anunciantes en el país se registra en la época de crisis de los años 30.

 

En la década de los 40, se inicia la creación de las organizaciones en las que se diversificaban los servicios de las agencias y se especializaban sus funcionarios, lo que fue sustentando las bases de las agencias como estructuras empresariales que fueron consolidándose en la vida económica del país.

 

Hacia finales de la década de los 40, la creación de las grandes cadenas radiales –RCN y Caracol- obligó a las agencias a especializar e importar conocimientos en producción; una  tendencia hacia la profesionalización que se profundizó con el surgimiento de la TV comercial casi una década después, con la aparición del color en los diarios.

 

Estos párrafos, que no tienen la pretensión de ser un recuento histórico en la medida en que omiten muchos acontecimientos y generalizan otros, pretenden ubicarnos en una reflexión necesaria para los propósitos de la posición de la UCEP en relación con la migración de las actividades de las agencias de la intermediación a la prestación de servicios, cada vez más especializados y diversos

 

[1] Datos tomados de la publicación UCEP, “Cincuenta Años de Publicidad Colombiana. Tellez B., Hernando, 1981

 

[2] Agencia Comercio y Anuncio. Fundador Alberto Mejía Botero.

 

<< Sigue leyendo: Advertencias y recomendaciones de la Unión Colombiana de Empresas Publicitarias (UCEP) para la selección y contratación de los servicios de publicidad (ADVERTising).